Lincoln Eight modelo L

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Valoraciones)
Cargando…

En el Lincoln Eight se mezclaban los signos de una burguesía ya nada incipiente y que quiere demostrarlo: diseño, elegancia y, por encima de cualquier otra cosa, opulencia. Como un puzzle, así llegó nuestro Lincoln a casa. Un puzzle de diez mil pedazos al que le hice esperar en un rincón más de dos años, porque se me hacían muchas piezas aunque, afortunadamente, sabía que estaban todas.

En cualquier caso, era un coche original, desmontado y esperando a que alguien se atreviese con ese cascabel y ese gato.” Así me lo cuenta José nada más entrar en su garaje y llevarme delante de este impresionante Lincoln Eight Modelo L de 1929. Desde luego, si algún día fue un puzzle, queda patente que se ha puesto el empeño, la paciencia, las ganas, el trabajo de documentación y el saber hacer suficientes como para devolverlo a su ser. José está orgulloso de su obra: “El día que salió por el portón del garaje, me dí cuenta por primera vez de lo que había hecho: recuperar un trozo de historia española.” Sin duda hay motivos para el orgullo.

Henry Martin Leland, proveniente de Oldsmobile, había colaborado en 1902 a la fundación de la Cadillac Automobile Co., la cual tomó este nombre del explorador francés Le Sieur Antoine de la Mothe Cadillac, quien fundó la ciudad de Detroit a principios del s.XVIII. La compañía se integraría en julio de 1909 en una aventura empresarial denominada General Motors.

Corría 1917 cuando un ya anciano Henry Leland decidió abandonar General Motors por desavenencias con William Crapo Durant, su artífice y presidente, y fundar la Lincoln Motor Company, dedicada inicialmente a la producción de motores de aviación ‘Liberty’ y, poco después, al desarrollo y fabricación de un chasis y un motor V8 capaz de competir con los que él mismo había diseñado como Director General de la Cadillac Division para General Motors. Por aquel entonces, él ya sabía, porque había sucedido 52 años antes, que su admirado Abraham Lincoln había sido asesinado de un disparo en la cabeza, el 14 de Abril de 1865, en el Teatro Ford de Washington. Por eso decidió adoptar el nombre de este presidente estadounidense para la nueva compañía.

Lo que todavía no sabía era que el nombre de Lincoln volvería a estar unido al de Ford poco después, puesto que en febrero de 1922 la Ford Motor Company adqurió la empresa abocada prácticamente a una quiebra técnica. Curiosa coincidencia, ¿no?. Pues más curiosa resulta aún si, permitiéndonos una pequeña licencia histórica, recordamos que sólo hay otro presidente de los EE.UU. que, junto con Lincoln, murió por herida de bala en la cabeza, John Fitzgerald Kennedy, y que éste circulaba el día de su muerte, en 1965, por las calles de Dallas en un Lincoln Continental fabricado, lógicamente, por Ford.

Fotos Lincoln Eight Modelo L

Vídeos Lincoln Eight modelo L




Escribe un comentario en "Lincoln Eight modelo L"

Escribe un comentario

Tu email no será publicado.