Mercedes Benz W123


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Valoraciones)
Cargando…

Hay tantas unidades y versiones que es difícil que no encontremos el que buscamos y cuando esté en nuestro poder, son tan buenos que difícilmente acabaremos con él.

Si hay algo que caracteriza a estos coches es que son inagotables en todo los sentidos. Hay tantas unidades y versiones que es difícil que no encontremos el que buscamos y cuando esté en nuestro poder, son tan buenos que difícilmente acabaremos con él.

mercedes benz w123

La gama 123 ha sido una de las series más extensas fabricadas por Mercedes. En su larga historia, cuando el 15 de noviembre de 1985 cesó su montaje, después de diez años en el mercado y 2.696.915 de unidades, se habían construido en 26 versiones diferentes. El éxito de este modelo fue inmediato, sustituía a la denominada, en España, versión compacta: la ‘cuadradota’ serie 115 y 114. Esta nueva serie se acercaba cada vez mas al confort y prestaciones de la Clase S y era, sobre todo en nuestro país, la consagración del mito 300 D.

Aquel cinco cilindros de ciclo diesel, era el sueño de la mayoría de los conductores españoles, pero desde luego no el mejor de la gama, con sus 59 KW en su primera versión y pese al aumento en una segunda evolución a 65 KW (septiembre 1979), sus prestaciones eran bastante flojas y no digamos si montaba una caja automática con la que apenas superaba los 135 Km/h. Existieron unas versiones Turbo, sólo para el mercado de EE.UU., que rendían 92 KW y conseguía ya alcanzar los 165 Km/h.

El modelo más vendido fue el 240 D con 454.679 unidades seguido muy de cerca por el 230 E (441.683) y una de las versiones mas equilibradas, lo que demuestra que la serie 123 estaba pensada para un cliente de un nivel adquisitivo medio dentro de los productos de Daimler-Benz, siendo así que los modelos más vendidos, como hemos indicado, son los de gama media-baja dentro del amplio abanico que presentaba la serie 123.

Destacaremos que se vendieron un total de 199.517 unidades de la versión T, la primera versión familiar ofrecida en serie por la marca después de la Guerra. En el cuadro de producciones podemos observar todas las versiones de la serie de que se disponía. En la 200 y 230 de gasolina se montaron, entre 1979 a 1982, motores de la serie M 102 (89×80.25 mm.) más potentes, provenientes del los diseñados para el 190 (W 201). Sin embargo estos modelos terminaron sus días con los primitivos M 115 (87×83.6 mm.), desconozco la razón de estos cambios.

En España fue un modelo de transición, a las primeras unidades les pillaron todavía los problemas arancelarios y de contingentes. A partir de los 80, con la eminente entrada en el Mercado Común éstos desaparecieron y se pudieron comprar libremente sólo con el impedimento económico, por ello, y también gracias a las importaciones de usados que se realizaron en años posteriores, existe un amplio parque, excepto de las versiones de siete plazas y algunas especiales que son escasas.

Su valoración oscila bastante según las versiones desde el valor residual de un 200 ó 200D a la ‘alta’ cotización de las versiones C o CE (coupe), o las turbo diesel como la versión TDT, que fue la única que se vendió en Europa (las coupe y berlina sólo fueron para el mercado americano). Las valoraciones fluctúan entre los 1.200 euros de uno de los primeros modelos nombrados, a los cerca de 9.000 que puede alcanzar un perfecto 280 CE.

El mantenimiento normal de los 123 es sencillo y económico, siempre que la unidad esté buen estado, lo más importante es elegir un vehículo que no haya sufrido ningún accidente grave. Hay que huir de los automóviles con golpes por muy bien que estén reparados, un motor se puede reconstruir y dejarlo como nuevo, pero una carrocería dañada es prácticamente imposible dejarla perfecta. La corrosión es el mayor problema de éstas ya que atacaba a las primeras unidades en los bajos de puertas y en otros lugares donde se deposita el agua. En las unidades del mercado domésticas este mal casi nunca se presenta pero en aquellas que han pasado parte de su vida en su país de origen si hay que mirarlas con cierta prudencia, las sales contra el hielo destrozan la chapa.




Compartir en

Escribe un comentario en "Mercedes Benz W123"

Escribe un comentario